lunes, 28 de enero de 2013

Cristina se apoya en al conciencia popular para pelear precios. Les dice a empresarios y sindicalistas: -"No jodan porque esto de sostener trabajo no es fácil"

“Está demostrado por el paso de la historia que obligar, acordar, esas cosas no sirven. Es el propio usuario y consumidor el que tiene que hacer valer sus derechos”


Entonces;
aceptamos que el control de precios es deficitario, una especie de correr tapando agujeros cuando siguen apareciendo y la lluvia no cesa.
Y que el famoso acuerdo tripartito sigue haciendo agua para que no se haya provocado especialmente para este año -cuando se esperaba fuera un hecho-, ningún avance al respecto.

Ayer discutí en las redes contra la defensa por no comprar lo que se encarece.
Uno lo hace de hecho, pero para encontrar buenas ventajas en verduras y frutas debería viajar diez kilómetros, por ejemplo.
Y eso de plantar una que otra verdura en casa como se proponía, no me parece sea tema ni para empezar a discutir.
La cuestión de la pelea por obtener mejores precios se refería solo a los productos perecederos, pero la ecuación tiempo-dinero sumada a la ecuación interconexión-inexorable-de-productos-de-toda-índole, desalienta inmediatamente al respecto.

El análisis descriptivo de hechos que expone Alfredo Zaiat en "Economía a contramano" para el cuadro de situación inflacionario, es abundante y consistente en grado sumo pero eso no basta para evitar que las subas se sigan comiendo las paritarias siendo que una enorme porción de laburantes carece de tales.

El modelo prioriza el trabajo y habiendo trabajo la gente se defiende con o sin el consejo de Cristina hoy tan vapuleado justamente por la ortodoxia que sigue creyendo tener la posta en la problemática, negando que la carrera épica contra la inflación no detuvo la caída estrepitosa del estado de bienestar en Europa, justo cuando la Fed empezó a activar la maquinita como loca a causa de las burbujas que armaron una tormenta sin precedentes sobre sus propios terrenos.

Las asimetrías con Europa para que Cristina advierta nos armemos fuerte primero como región antes de ir sobre nuevos tratados comerciales, son tan marcadas que es lógico que nosotros que estamos avanzando pidamos un nuevo esquema contra ellos que están retrocediendo.
Pero los parámetros de la lógica liberal son otros y luego de alabar la cualidad de la industria europea, que desecha lo que nosotros recién empezamos a utilizar -según dicen y aunque no sea tan así la cosa- enredan la crítica en un grito airado sin marcar que harían ellos. Y no cuesta tanto entender que que otra cosa que abrir la importación.
Empezando con un -"Los autos son mucho más baratos allá".
El pequeño detalle es que los está devorando la desocupación y... aquí va una primicia:
Ellos y especialmente los yankys mienten en sus cifras oficiales mucho más que nuestro vapuleado Indec.
Ah, lo sabían?
Y porqué no armamos un gran debate expositivo entonces sobre el comportamiento de las estadísticas en el mundo?

Creo que desde que empecé con este blog apoyé la idea de que la TV pública sea un canal para organizar todo tipo de debates, pero a fondo.
Donde esté siempre sentada la oposición en la mesa, que da la apariencia de dar la nota seria, cuando suele invocar datos con fuente en las usinas económicas liberales que arman las tablas a ojímetro y antojo con los más vulgares recursos de relevamiento, si es que tal cosa llega siquiera a producirse.
Pero bueno, que significa sino el "Tenemos que dar todas las batallas"?
Los medios opositores gráficos arman artículos enmarcados "ingenuamente" para luego desatar al pie el paquete de críticas o comentarios desaforados, rodeando la literatura de imágenes y acotaciones coincidentes en la fobia que invade a sus partícipes con las causas populares.

No hay fenómeno económico independiente del político y el cultural.
Nuestro marco inflacionario es cultural en fuerte medida.
Remarcamos por las dudas y de paso con un plus para sacar ventaja.
Cuando el menemismo hizo todos los deberes para llegar a la inflación cero se sumergió en la ortodoxia como nadie lo hubiera imaginado. Y que otra cosa frenó más que los sueldos? Porque los precios, siguieron aumentando.
Y que clase de Indec teníamos en esa época que nadie cuestionaba?
Uno a medida de los que hoy tanto critican al actual, sería?

Yo digo; estamos en el capitalismo. No esperemos medidas tan tajantes si no nos vamos a salir del sistema. Hay que pilotearla y no es nada sencillo con tantos factores contrapuestos.
La sectas políticas siguen su prédica apañadas en las iras de sus dioses y uno ve que han fracasado tanto que no se como tienen cara de venir a retarnos y decirnos lo que hay que hacer.
La realidad es otra cosa. La realidad es algo con lo que cada día todos nos chocamos. Pero los palos que se pegan ellos son de antología y no cesan de levantarse golpeados y mareados a seguir recitando el catecismo.
 

35 comentarios:

  1. Pero calificar a la inflación de "cultural" es medio difuso. La remarcación de precios tiene como límite el mercado -ya que no nos salimos del sistema- y no hay forma de detenerla si no es a nivel de los formadores de precios. Por eso me parece un poco engañoso el plural "remarcamos", no tiene la misma influencia la formación de precios dependiendo el lugar de la cadena de distribución del que se hable. El extremo final de la cadena remarca con la misma lógica del gran capitalista, sí, pero con mucho menos margen de acción.

    ResponderEliminar
  2. Desde ya.

    Pero dije que "en fuerte medida" es cultural.
    Si se busca por el lado de los actores, son casi igual de concentrados en otras partes del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Es raro todo esto: por un lado se habla de la cultura (o no cultura) del trabajo, después de la cultura de la corrupción. Ahora también tengo que agegarle la cultura inflacionaria.
    Al menos en Robotech todo era más claro: sólo tenían la protocultura...

    Saludos,
    Yo.

    ResponderEliminar
  4. Allá por los felices 90, los años de la "inflación 0" (cuando para aumentar tarifas, la "importaban" de los states), "cultura inflacionaria" era comprar insumos de más (por las dudas) porque no hacía falta, "no van a aumentar" - pero aumentaban - que el stock era plata "inmóvil" , decían, que podías invertir mejor - genial, que un gráfico no compre papel y que invierta en acciones y maravillas por el estilo.
    Cuando la "inflación 0" voló por los aires (y nosotros con ella) en el aún más lindo año 2002, pudimos comer, laburar lo poco que se podía y no vender auto y demases lujos asiáticos porque ese stock "inútil" estaba y fue la tabla de salvación, aunque no sabías cuándo se repondría ni, menos, cuanto iva a durar la malaria.
    Es interesante que se hable de inflación "cultural" cuando lo más notorio que se observa es la amnesia acerca de los ríos de tinta y chamuyos surtidos para poner a la inflaciòn en un limbo teórico y no ubicarla en la vida y la experiencia de quienes la padecimos porque, vaya curiosidad, los "más preocupados" por la inflación, son los que se forraron los bolsillos y reventaron al chiquitaje económico gracias a la inflación que generaron ellos.
    La inflación de ahora no difiere en nada de aquella, la finalidad tampoco; ganancias estratoféricas para los que ponen los precios, un pincel para que se cuelguen los demás y culpen al gobierno que esté, sea K, M, H ó B, cualquiera.
    Película ya vista, aunque con pequeños cambios de libreto y la novedad de que los "lúcidos" opositores son los más amnésicos (de sus propias debacles) y los loros repetidores de los chamuyos y mentiras de los gurúes.
    Tiempos interesantes, dirían los chinos.

    ResponderEliminar
  5. Justamente, en ese libro Zaiat demuestra cómo las ganancias sobre las ventas de las empresas líderes fueron avanzando en porcentaje año tras año.

    Entiendo el punto suyo Ram, que es el mismo sobre el que ponen el acento Jack y Extrema.
    Por ahí no me explico, pero lo que quiero decir es que se impuso en este país la cultura del afano vía inflación.
    También podemos hablar de la cultura del afano vía evasión.
    Y así siguiendo.

    Si los tipos siguen inflacionando, evadiendo, fugando es porque se instaló una cultura que lo admite. Y esto hizo mella a través del tiempo.

    Por ejemplo; en lugar de ampliar y mejorar la oferta con sus enormes ganancias, las amplifican evadiendo y las colocan fugando, en dólar blue, pasamanos financieros o lo que fuera.

    Lo que intento deslizar es que otra sociedad quizás no lo permitiría. Aunque a las sociedades de alguna forma u otra les pasan el trapo. Uno pensaba que el estado de bienestar de los europeos jamás podría arrasarse por mecanismo de autodefensa social, pero bueno, el mundo es una caja de sorpresas.

    Volviendo y mientras tanto; hay por ejemplo un economista que le pone todo el peso al desajuste inflacionario a que el gobierno subió cinco puntos la expansión monetaria, que sigue siendo baja en función de la demanda que se activó en el país.

    ResponderEliminar
  6. El tema es que la gente mayormente tiende a creer que la inflación es responsabilidad del gobierno, prioritaria y casi únicamente.
    Si las clases populares perdieran empleo se sumarían a esa creencia y ahí tendrían campo libre para mover la estantería hacia donde ellos quieren.
    Esto no es entonces cultural?

    Los gobiernos populares se sostienen defendiendo empleo pero mientras tanto los acaparadores siguen encontrando la forma de acaparar.
    Si con el control de precios se solucionara ya ni tendríamos que hablar del tema.

    ResponderEliminar
  7. cuando la inflación se va al demonio..aparece la solución Cavallo,ajuste,desocupación,congelamiento,flexibilización.Caída de derechos en general,disminución de aportes patronales ,así se fundió a las obras sociales,apertura de la economía con el fin de comprar más barato,ergo cientos de miles de empresas cerradas..Hoy veo que muchos argentinos ,pese al llanto por el dólar o el euro restringidos,se fueron fuera del país..Claro,si en la costa una comida para cuatro salía 160 verdes oficiales..Si una flía quería una carpita playera ,en el balneario más humilde pagaba desde luca quinientos a casi tres lucas semana..tanto los ladris de las súperganancias como los gremialistas que para esmerilar piden el 50% juegan con fuego...Si ya Cavallo sugiere ministros de su peligrosa estirpe..

    ResponderEliminar
  8. La inflación es SIEMPRE responsabilidad del gobirno y tiene un origen "político".

    Hubo a lo largo de la historia grandes procesos inflacionarios: El Imperio Romano en su etapa de decadencia final, Alemania durante la República de Weimar, en la mayor parte de los países latinomericanos en los 80 (Argentina y Brasil incluidos), en los países del Este cuando cae el "Muro de Berlín", etc, etc...

    Si no lo quieren ver porque no les conviene, allá ustedes, dejen de decir estupideces, el gobierno está "monetizando" déficits y eso es inflacionario para cualquier corriente de pensamiento económico, menos para el pelotudo de Zaiat o la señora Garcó del Pont que se candidatea al Nobel de economía después de su antológica frase: "La emisión no genera inflación"
    Claro, se le olvidó decir que la emisión genera ingresos al gobierno... pero claro... la inflación deber ser culpa de los "sospechosos de siempre", la Sociedad Rural y los supermercados.

    ResponderEliminar
  9. Ay, ay, ay, don alcides, quién le dijo a usted que la rural es "sospechosa", no, mister, es culpable, siempre, por siempre jamás.
    Ah!, y vaya con el verso de "la emisión" a criticarlo al negrito obama, le prometo llevarle puchos a Guantánamo.

    ResponderEliminar
  10. "Los seis principales bancos centrales del mundo (EE.UU.; Europa; Inglaterra; China; Japón y Suiza) triplicaron la cantidad de dinero emitida, que pasó de 5,2 (2006) a 15,1 (2011) trillones de dólares".
    Y porqué no derivó eso en inflación?

    Y porqué no hubo inflación aquí a principio de siglo con la lluvia de cuasi moneda?

    Porque cayó la demanda, verdad?
    Entonces aquí la cosa pasa porque creció la demanda. Y esto es porque subieron los ingresos. Entre otras cosas hay paritarias libres.

    Que me digan que no se amplió la oferta. Bueno, eso ya lo apuntamos.

    ResponderEliminar
  11. Nosotros debiéramos organizarnos como sociedad de consumo y poner un stop a la suba de precios (que entiendo no es lo mismo que la inflación), entonces sí podemos hablar de "cultura"

    ResponderEliminar
  12. La teoría monetarista (Friedman, etc) que reza que la inflación siempre es causa del aumento de la oferta de dinero ya ha sido refutada por la teoría y por la contrastación empírica una y otra vez. Está demostrado que la inflación puede darse por causas ajenas al aumento de la oferta de dinero.
    No sé de dónde sacan el coraje para seguir insistiendo con esta absurda y refutada teoría (teoría que en lugar de ajustarse conforme es contrastada en la empiria, ajusta -dejando muchísimas variables "molestas" afuera, como suele suceder con muchos ortodoxos- la realidad a lo que pretende concluir) cuando la simple contrastación empírica (por poner un sólo ejemplo de inflación sin aumento de oferta de dinero: la inelasticidad de la oferta de un bien -el trigo, por ejemplo- puede provocar la inflación del mismo ya que si aumenta la demanda de un bien cuya oferta es inelástica el precio tiende a aumentar) ha demostrado lo contrario.
    De hecho, la inflación por aumento de oferta de dinero es más la excepción que la regla, ya que para que se pueda atribuir a la misma tiene que haber pleno empleo de todos los factores de producción (no tiene que haber trabajadores sin empleo, ni atesoramiento -otra variable que suelen no tener en cuenta los ortodoxos-, ni fuga de capitales, etc)
    Ni hablar de las recetas que ponen en práctica en base a estos diagnósticos falsos.
    Por supuesto, son los pueblos los que suelen pagar, y muy caro, los desaguisados de estos "cerebros" de la economía que siguen dando conferencias (y cobrando por ello) y el mundo "serio" sigue escuchando sus recetas pro cíclicas, vale decir, sus propuestas de apagar incendios con baldes de bencina.

    ResponderEliminar
  13. Cosmocosme, ¿tiene alguna referencia sobre las refutaciones teóricas a las que se refiere? Me interesa el tema.

    ResponderEliminar
  14. Martín Almagro

    ¿En serio le interesan, o sólo quiere que se las diga para invalidarlas ad hominem? ¿Alguna otra posibilidad?

    ¿No le basta con la realidad que ya ha refutado esa teoría?

    ResponderEliminar
  15. Daniel, todos hablan que los precios bla, bla, pero nadie quiere caminar cuatro cuadras al negocio que vende más barato, también se tiene terminar con empresarios que multiplican por cinco sus productos y se la pasan llorando en sus vacaciones en lugares caros. Me queda la esperanza que algún día los argentinos seamos argentinos, pero como veo la situación y los "economistas" que poco les importa sigan con sus recetas archiconocidas de fracasos, falta mucho para lograr una sociedad de consumo con una cultura medianamente "cerebral".

    ResponderEliminar
  16. Cosmocosme, le estoy hablando bien. Lo que usted señaló como realidad refutadora no me alcanza porque su exposición carece de profundidad.
    Si pido la referencia, ¿qué invalidación ad hominem le estoy haciendo? Si no quiere, no la pase; no perderé el sueño y buscaré por otro lado.

    ResponderEliminar
  17. Ud. ahora me habla bien, Martín Almagro, pero en el pasado me ha descalificado(a no ser que se haya tratado de un fake, caso en el que le pediría disculpas, a propósito ¿fue Ud. o fue un fake?), tanto en mi blog, como en el blog de Relato del Presente, cuando ya había Yo dejado de comentar ahí.

    ¿Cómo quiere que le crea?

    En fin:

    1) con el sólo ejemplo que di del aumento de la demanda de un bien cuya oferta es inelástica, basta para refutar la teoría que reza que la inflación es siempre producto de un aumento de la oferta de dinero.

    2)no obstante no le creo sus buenas intenciones, un favor no se le niega a nadie así que le cuento que como referencia, puede empezar con "Estructuralismo vs. Monetarismo", de Julio Olivera. Comience con ese y luego le recomiendo más (me pregunto si ahora sobrevendrá el argumento ad hominem sobre Julio Olivera)

    ResponderEliminar
  18. Lo revisaré en caso de conseguirlo.
    Mal podría descalificar ad hominem a un sujeto del que nunca escuché ni de rebote.
    Voy a evitar toda referencia a posts anteriores, descalificaciones, blogs ajenos o propios, fantasías persecutorias, y otras pequeñas delicias de esta gran bolsa de gatos que es internet, para no caer en el embarrado de cancha que usted denuncia habitualmente. Acá se está tratando un tema puntual, sobre el que hice una pregunta concreta.

    ResponderEliminar
  19. Ok, Martín Almagro. Esperemos que la positiva actitud que acaba de adoptar le dure.

    ResponderEliminar
  20. Es verdad, Roberto. Pero viste que también apunté en la entrada que no siempre es tan fácil y aunque en todo barrio hay posibilidades de lograr mejores precios -aunque hay diferencias a veces bastante acentuadas entre un barrio y otro-, hay que luchar con el propio tiempo disponible y con el tema de la calidad.

    ResponderEliminar
  21. Ya que estamos hablando de emisión monetaria e índices de inflación, les pregunto qué opinan de las supuestas contracciones entre las declaraciones de Marcó del Pont que señaló Alcides, y lo que dijo la Presidenta en Harvard respecto a la inflación de EEUU y su emisión monetaria.
    Medios y políticos opositores vieron allí una contradicción, interpretando que la presidenta hacía este razonamiento: "si EEUU emite en en la medida que lo hace, es imposible que es no genere una inflación mayor al 2% que dicen tener".
    Por otro lado, Marcó del Pont indicó que la emisión monetaria no genera inflación y qué, de última, esta no afecta a la gente debido a las negociaciones paritarias.
    La contradicción que se señala es que ambas afirmaciones no pueden ser ciertas al mismo tiempo (si las interpretaciones son correctas, agregaría yo).
    El contexto de ambas declaraciones es que en nuestro país, es indiscutible que en los últimos años se dio una correlación entre los índices de emisión monetaria e inflación.
    Algunos creen que la inflación causa la emisión (postura oficialista), y otros lo contrario (postura opositora).
    Repito, entonces, la pregunta: ¿qué opinan de esa supuesta contradicción entre las declaraciones de Cristina y Marcó del Pont?

    ResponderEliminar
  22. Según Marx: -"Los precios no son altos o bajos porque circula mucho o poco dinero, sino que circula mucho o poco dinero porque los precios son altos o bajos"
    Desde esa perspectiva, los aumentos traccionarían emisión. Y ahí la emisión constataría característica inflacionaria.

    Pero los precios van en alza porque la demanda les responde. Y si la demanda actúa así es porque puede y quiere. Esa expansión de la demanda es propia de administraciones populistas pero también ocurrió como sostén del estado de bienestar europeo.
    Entonces que alguien me explique, que virtud de cualificación y diversificación de oferta tuvieron países como España para sostenerse en inflación baja.

    ResponderEliminar
  23. Bueno, don Martín, hay, habemos gentes a las que las declaraciones - los dichos, diría mi tía la chismosa - NO cuentan, cuentan los hechos y sus consecuencias.
    Partiendo de la base de que, a pesar de los malos augurios, la economía no se desbarranca desde hace... ¿cuántos?, 6, 10 años? y tal cosa es un hecho, ¿dónde estaría la importancia - y la necesidad - de responder sus "dudas", basadas en supuestas "contradicciones" discursivas?. Además, es muy probable que esos dichos sean contradictorios con SU idea y nada o muy poco contradictorio con las ideas de la Cris, su funcionaria y su gobierno. Y sus votantes, que específicamente la votamos por contradictoria con determinados intereses.
    De paso, aprovecho para consultarlo si sòlo puede tener dudas en las "contradicciones" discursivas de la Cris y su equipo o, a lo mejor, tal vez, en una de ésas, también las tiene en los dichos - contradictorios, pifiados cuando no directos embustes - de tooooodo ese elenco de filántropos que, desde 2003 vienen con el dólar a 10 mangos, la crisis terminal para hoy a la tardecita, el choque de los planetas y la importación de carne, leche y trigo.
    Hasta un distraído como yo, podría pensar que si es por "contradicciones" entre ficción (interesada) y realidad, ahí tiene un yacimiento, a cielo abierto incluso.

    ResponderEliminar
  24. Notará, ram, que yo dije que las contradicciones eran supuestas, por lo que su insistencia en el entrecomillado es superflua.

    ¿dónde estaría la importancia - y la necesidad - de responder sus "dudas", basadas en supuestas "contradicciones" discursivas?

    Es mi prerrogativa elegir en qué pongo la lupa, y la suya dónde no ponerla.

    Sin embargo, no me parece trivial que la Presidente de un país y la Presidente del Banco Central de ese país se contradigan (si existe tal contradicción, insisto) en un tema como este, en un momento como este.

    Desde otro punto de vista, ¿no sería una tontería esperar a que ocurra ese desbarranco para preocuparse por las cosas que uno considera importantes? A mí, en lo personal, me parece digno de consideración que exista inflación tan alta como lo hay. Y me parece que como ciudadano debo, al menos, tratar de entender el problema. ¿En qué voy a basar mi voto, si no; en la imagen que presenten que digan Página 12 o La Nación y cómo me afecte cada una según mi subjetividad? Un aspecto de ese proceso de entendimiento es consultar la opinión de conciudadanos, para entender opiniones en disenso.

    [...]aprovecho para consultarlo si sòlo puede tener dudas en las "contradicciones" discursivas de la Cris y su equipo o, a lo mejor, tal vez, en una de ésas, también las tiene en los dichos - contradictorios, pifiados cuando no directos embustes - de tooooodo ese elenco de filántropos que[...]

    Tiene muchísima menos relevancia lo que diga o en qué se contradiga ese "elenco de filántropos" al que se refiere usted, contra lo que digan o en qué se contradigan los que están a cargo del rumbo del país, ¿no le parece?

    ¿Usted tiene blog, ram? Si es así, páseme la dirección y, dentro de su blog, me circuncribiré a hablar de lo que a usted le parezca.

    Rescato entonces que usted no tiene opinión respecto a lo que pregunté, o que no tiene ganas de expresarla.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Perdón que me inmiscuya, pero cabe decir que este es un blog que me interesa tenga características colectivas.
    No importa para el caso que Ram carezca de blog ya que puede utilizar éste para postear artículos si así lo deseara, como lo hizo en más de una oportunidad en otros blogs que administro.
    De manera que existe aquí libertad para debatir utilizando el espacio que así deseen.

    ResponderEliminar
  26. Así lo consideré, Daniel, pero me pareció que ram pretendía que yo hable sólo de lo que él cree importante.
    Me retracto si me equivoqué y me disculpo si pareció que pretendía mandarlo a su blog.

    ResponderEliminar
  27. Sí, almagro, me falta blog y me sobran comillas.
    Y a usted le falta sustancia y le sobran "dudas" para rajarse por la tangente sin jamás asumir de qué lado de la filantropía habla.

    ResponderEliminar
  28. Ram, no voy a contestar su pedido de declaración respecto a "de qué lado de la filantropía" estoy, porque no tiene absolutamente nada que ver con la validez o el error de las opiniones que exprese. Me parece indigno de su parte reclamar tal declaración.
    ¿Me falta sustancia? ¿Me sobran dudas? Quizás. Pero no veo cuál es la tangente por la que me rajé.
    Le propongo que no prosigamos por esta línea; eso sí sería irse por la tangente, dado que el tema en discusión era otro. No convirtamos a este post en un análogo de los comentarios de La Nación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Martín Almagro: no fue en Harvard que Cristina dijo lo que se menciona sino en Georgetown.
    Y no se trata de un dato menor, ya que deja en evidencia que, al menos en este caso, queda demostrado, en el mejor de los casos, que existe una repetición a-crítica de lo que se escuchó /leyó en lugar de ir a la fuente y averiguar como fueron las cosas, praxis muy frecuente tanto en las fábricas de información, como en los propaladores de esa información.

    Yendo al tema central, si se sirve a escuchar lo que dijo Cristina (a partir del minuto 1:17:15), verá que no hay contradicción con lo dicho por Marcó del Pont ya que MDP está hablando del caso argentino (claro que para dar cuenta de ello hay que leer el reportaje entero en lugar del recorte interesado operado por La Nación) y sus palabras son muy claras: " En nuestro país los medios de pago se adecuan al crecimiento de la demanda y las tensiones de los precios están por el lado de la oferta y el sector externo". Cristina, en cambio, está hablando del caso puntual estadounidense. Y en ninguno de los dos casos, se habla de las cifras descontroladas que manejan las consultoras privadas.

    Por otra parte, quien conozca mínimamente el pensamiento de Marcó del Pont sabe que cuando dice "es totalmente falso decir que la emisión genera inflación" no está diciendo que la emisión no genera inflación nunca, sino que no la genera necesariamente y en todos los casos (más o menos lo que dije yo aquí, en oposición al argumento de Acevedo)y mucho menos de manera descontrolada (a esa inflación se refiere Marcó del Pont).
    Por supuesto que una emisión puede generar un mínimo de inflación aceptable en virtud de una economía en crecimiento y expansión, pero de ahí a decir que el aumento de la oferta monetaria genera inflación descontrolada, y en todos los casos, hay un abismo.
    Pero claro; hay que conocer el pensamiento de MDP, desde dónde habla, y también leer el reportaje completo ya que, si nos ponemos a recortar de manera interesadamente descontextualizada, le puedo asegurar que le podemos encontrar contradicciones hasta al discurso más prístino.
    Evidentemente, y ante la obsesión encarnizada que parecen tener algunos medios por encontrar contradicciones, los funcionarios van a tener que redoblar esfuerzos a la hora de comunicar, incluso, a riesgo de sonar aburridamente perogrullezcos (algo que me sucede a menudo, en mi afán por desmontar una y otra vez las chicanas con las cuales me topo a diario).

    ResponderEliminar
  30. Vea, morocho [no digo negro (como a mis amigos) porque en Face puede sonar despectivo].
    En 6,7,8 estuve esperando que "esté siempre sentada la oposición en la mesa" pero NO.
    Y si los convites se hicieron y no fueron aceptados... ¿porqué no los mandaron al frente con la grabación telefónica?
    Voy a continuar con la lectura...

    ResponderEliminar
  31. En esa disertación en Georgetown, y después del momento que señalás, Cosme, Cristina habla de lo signado que está el político alemán por el caso de la hiperinflación que habría sido causa de la llegada del nazismo.
    Entonces, bien apunta que lo que condujo a ese régimen no fue la hiper sino en realidad el Tratado de Versalles. O sea las condiciones de sometimiento y vasallaje que el mismo le imponía al pueblo alemán.
    Yo digo y ya que estamos; no será que los que insisten con el caso de la emisión ocultan que les da por el hígado el destino de reparto de parte del gasto? Parte que por supuesto inflan, aludiendo a cifras astronómicas de beneficiarios de planes. La mayoría de los cuales son -y por vía directa- los que reciben la AUH, que después de todo es el salario familiar de los que trabajan en negro.

    ResponderEliminar
  32. Hace rato que no veo el programa, Reinaldo, pero algunos pocos fueron, no? Lo vi a López Murphy y a Beatriz Sarlo.
    Igual, me gustaría un escenario más neutral, de hecho en CN23 lo hacen.

    ResponderEliminar
  33. Bueno, Daniel, y a cuántos de los maléficos planes habrán sido equivalentes los millones y millones de verdes que el nac&pop cavallo, por arte de magia y seguros de cambio convirtió en deuda externa pública ex privada?
    Tá bien, usted me dirá que no es lo mismo hacer que morfen unos negros cabezas, a pagar la cuota y pertenecer al mundo moderno libre de inflación, porque después de ese hermosísimo 1982 no hubo más inflación, no?, invento populista debe ser....
    Acabo de descubrir una faceta nueva (para mí) en su blog - uno, ya sabe talibán naziestalinistaKyconalientoaajo tiene que explicar contradicciones, evacuar dudas a seres privilegiados como el tal almagro que, según él no tiene por qué, no digamos confesar, pero sì explicitar desde dónde habla y por qué motivo, razón o circunstancia hay que acceder a darle las "explicaciones" que solicita... y yo que pensaba que el ratzinger había abolido el concepto de limbo.
    Parece que para algunos sigue vigente, vió?

    ResponderEliminar
  34. Igual, la parte dura está pasando por financiar el déficit fiscal. Seguramente van a tratar de corregir allí para reconstituir reservas.

    ResponderEliminar