lunes, 28 de junio de 2010

“Sepan ustedes que la Revolución Libertadora se hizo para que en este bendito país, el hijo de barrendero muera barrendero”

Esta frase pronunciada por Eduardo Lonardi, jefe de los sediciosos que ocupara luego el cargo de Presidente, es una perfecta síntesis de lo que significó el golpe del ’55, que fuera justificado como:

“Un ejercicio del legítimo derecho de resistencia a la opresión, con la finalidad de abatir un régimen tiránico y suplantarlo por instituciones basadas en la libertad y en la República”.

El tipo de lineamiento que esbozaran aquellos medios, políticos y sectores que constituyeron el fallido golpe de 2008.


Los que no habiendo podido acudir a los militares, como antaño, promovieron un brutal desgaste, intentando forzar por diversas vías la dimisión del gobierno.

Luego de permitir cierta acumulación; es práctica común de ésta gente el evitar procedimientos distributivos para, habiendo tomado el poder, direccionar la transferencia de recursos hacia los sectores parasitarios, con el tutelaje de la banca internacional.

Y el tipo de lineamiento que esbozaran aquellos defensores de los “próceres de finales del siglo XIX”, que tenía ésta concepción de la democracia, expresada por su máximo referente teórico; Domingo Faustino Sarmiento:

"Las elecciones de 1857 fueron las mas libres y mas ordenadas que ha presentado la América. Para ganarlas, nuestra base de operaciones ha consistido en la audacia y el terror, que empleados hábilmente han dado este resultado. Los gauchos que se resistieron a votar por nuestros candidatos fueron puestos en el cepo o enviados a las fronteras con los indios y quemados sus ranchos. Bandas de soldados armados recorrían las calles acuchillando y persiguiendo a los opositores. Tal fue el terror que sembramos entre toda esa gente, que el día 29 triunfamos sin oposición. El miedo es una enfermedad endémica de este pueblo. Esta es la palanca con que siempre se gobernara a los porteños, que son unos necios, fatuos y tontos".



viernes, 25 de junio de 2010

Los próceres del RACISMO


Bernardino Rivadavia:

“Hay que liquidar la existencia de los caudillos, los anarquistas y los vagos del interior argentino”


Julio A. Roca:

“La ola de bárbaros, de salvajes que ha inundado por espacio de siglos las fértiles llanuras ha sido por fin destruida… El éxito más brillante acaba de coronar esta expedición dejando así libres para siempre del dominio del indio esos vastísimos territorios que se presentan ahora llenos de deslumbradoras promesas al inmigrante y al capital extranjero”

"A mi juicio, el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del Río Negro, es el de la guerra ofensiva"

“Así es que se efectuará la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficencia”


Nicolás Avellaneda:

“Suprimir a los indios y ocupar las fronteras no implica en otros términos sino poblar el desierto”


Juan Bautista Alberdi:

"Necesitamos cambiar nuestras gentes incapaces de libertad por otras gentes hábiles para ella... Con tres millones de indígenas, cristianos y católicos no realizareis la República ciertamente. No la realizareis tampoco con cuatro millones de españoles peninsulares (...) es necesario fomentar en nuestro suelo la población anglosajona"

"Todo lo que es civilizado es europeo"


Bartolomé Mitre:

“Los no blancos, no solo son pueblos inferiores sino que
retroceden en la escala humana hacia lo animal.
De la fusión de las tres razas (blanca, india y negra) resultó ese tipo original,
en que la sangre europea ha prevalecido por su superioridad"



Domingo F. Sarmiento:

“¿Lograremos exterminar los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”

"Cuando decimos pueblo, entendemos los notables, activos, inteligentes: clase gobernante. Somos gentes decentes. Patricios a cuya clase pertenecemos nosotros, pues, no ha de verse en nuestra Cámara (Diputados y Senadores) ni gauchos, ni negros, ni pobres. Somos la gente decente, es decir, patriota"

“Son animales bípedos de tan perversa condición (esos provincianos que defienden sus autonomías) que no se que se obtenga nada con tratarlos mejor"

“Estamos por dudar de que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto a falta de razón. En ellos se perpetúa la barbarie primitiva y colonial. Son unos perros ignorantes de los cuales ya han muerto ciento cincuenta mil. Su avance, capitaneados por descendientes degenerados de españoles, traería la detención de todo progreso y un retroceso a la barbarie… Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que le obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era preciso purgar la tierra de toda esa excrecencia humana: raza perdida de cuyo contagio hay que librarse”

"Se nos habla de gauchos...La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos"

"Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?. Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer"

"El aborigen es amansado como una llama en la vasta extensión del Perú; perezoso, sucio, ladrón como en las Pampas y ebrio y cruel en todo el mundo..y, por lo tanto, inferior". "..Puede ser injusto exterminar salvajes, pero gracias a esta injusticia la América, en lugar de permanecer abandonada a los salvajes está ocupada hoy por la raza caucásica, la más perfecta, la más inteligente, la más bella..."

“Los argentinos son una dañosa amalgama de razas incapaces e inadecuada para la civilización"


“Son los italianos unos bachichas, palurdos, ignorantes"


“Tenemos a la chusma irlandesa, organizada por los curas, que además son fanáticos y borrachos"

“Fuera esa raza semítica, los judíos, ¿o es que no tenemos derecho como alemanes y polacos para hacer salir a estos gitanos bohemios que han hecho del mundo su patria"

"Tengo odio a la barbarie popular... La chusma y el pueblo gaucho nos es hostil... Mientras haya un chiripá no habrá ciudadanos, ¿son acaso las masas la única fuente de poder y legitimidad?. El poncho, el chiripá y el rancho son de origen salvaje y forman una división entre la ciudad culta y el pueblo, haciendo que los cristianos se degraden... Usted (dirigiéndose a Mitre) tendrá la gloria de establecer en toda la República el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas"

"Una Constitución pública no es una regla de conducta para todos los hombres. La Constitución de las masas populares son las leyes ordinarias, los jueces que las aplican y la policía de seguridad. No queremos exigir a la democracia más igualdad que la que consienten la diferencia de raza y posiciones sociales. Nuestra simpatía para la raza de ojos azules"

jueves, 17 de junio de 2010

Las frazadas de la Fundación Evita

Días pasados comentaba el clima que había dejado en mi memoria emotiva el episodio de los fusilamientos en José León Suárez y la simbología del monolito a los ojos de un niño.
Posteriormente, el amigo Nando Bonatto describe los sucesos de los bombardeos a Plaza de Mayo de junio del ’55 infiriendo como habían provocado en su alma; su “primera indignación
y toma de partido”, según sus propias palabras.

Evoco ahora, otra de esas marcas indelebles que quedaron en mi memoria, cuando los mayores me contaban acerca de la destrucción de todo aquello que había generado la Fundación “Eva Perón”, movida por un odio irracional que simbolizaba el despojo de lo que tuviera como destino a los más necesitados.

Pero de toda una larga lista de objetos me impactaron particularmente: las frazadas.
Era aquello que protegía del frío a los chicos en las cerradas noches del invierno.
Eso fue lo que me dolió en el alma. Y todo porque una etiqueta aseguraba que su procedencia era de la Fundación de aquella joven mujer que suscitó tanto miedo y odio en aquella gente mezquina y despiadada, que se vio obligada a desaparecer su cadáver, previamente vejado por exigencia de su bajeza sin límites.
De ésta Fundación, considerada: “un peligroso ejemplo de demagogia populista y antidemocrática”, fueron destruidos, miles y miles de: colchones – sábanas – frazadas – alfombras - cortinas - prendas de vestir – utensillos – bicicletas, pelotas de fútbol y juguetes diversos.

La depredación abarcó incluso a las unidades turístico-termales de alta montaña como Puente del Inca y Las Cuevas, donde se llegó a tirar al río Mendoza, vajilla y cristalería importada de Finlandia y Checoslovaquia. La Revolución Libertadora desalojó a los niños internos del Hogar de Termas de Reyes Evita, en Jujuy, y habilitó sus instalaciones como casino de juegos; interrumpió también la construcción en marcha de tres hogares de ancianos en Córdoba, Santa Fe y Tucumán, de un policlínico en Corrientes, y abandonó las obras del Policlínico de Niños y Lactantes de la calle Warnes, en la Capital Federal, ya muy adelantadas, y en las cuales la Fundación había invertido 400 millones de pesos).

Los trabajadores, en general, contemplaban los viajes de vacaciones como una cosa lejana, irreal, propia de gente adinerada con las que ellos nunca habían tenido contacto, es decir, característica de una clase a la que ellos no pertenecían. Imaginaban esta “aventura”, compleja y elaborada y sentían temor de no poder desenvolverse en ese medio extraño.
Estos programas de turismo social ofrecidos por la Fundación., fueron desactivados a partir de 1955.


De los cuantiosos fondos con que contaba al momento de ser intervenida (3.280.458.812,10 pesos moneda nacional en activos -que, sumando un interés anual del 4 %, ascenderían hoy a más de 1.000 millones de dólares post-convertibilidad- y 504.188.931,03 pesos moneda nacional en deudas) las autoridades golpistas jamás dieron cuenta de su destino.
A todo esto, hay que sumar su solidaridad con los países extranjeros, en situaciones de catástrofe o necesidad; tal el caso de Ecuador, España, Italia, Israel, Francia, Japón, Perú y Bolivia.

Y así y todo, la Fundación Eva Perón le dejó a la sociedad:

- 23 modernos policlínicos generales, de cirugía y maternidad, con una capacidad media de 500 camas
- Policlínico para tuberculosos
- Clínica de readaptación para niños
- Clínica para reumáticos en Termas de Reyes (Jujuy)
- Institutos para alienados
- Instituto del Quemado
- Hospitales en todo el país y servicios de urgencia modelo
- Escuela de Enfermería y Tren Sanitario. Este último, dotado de la más moderna aparatología, cumplía con la tarea de relevamiento y protección de la salud de las poblaciones más alejadas de los grandes centros urbanos.
- 3 hogares de tránsito en Capital Federal, que hallaron su réplica en el interior, además del hogar de la empleada General San Martín para mujeres sin hijos que sufrían la carencia de alojamiento definitivo.
- 1.000 escuelas
- 18 Hogares Escuelas para niños de padres sin recursos
- Ciudades Infantiles en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza
- Ciudad Estudiantil para adolescentes del interior que estudiaban en la Capital Federal,
- Ciudades Universitarias de Córdoba (para 2.000 estudiantes argentinos y 400 extranjeros) y de Mendoza.
- Campeonatos infantiles y juveniles de fútbol, ampliados luego a torneos de atletismo, natación, básquetbol, esgrima, etcétera, con un sistema que chequeaba la salud de 300.000 jóvenes por año.
- Colonias de Vacaciones en Córdoba, Mar del Plata y Buenos Aires, que trasladaban anualmente a 70.000 niños hacia esos lugares de esparcimiento.
- Pensiones a la vejez (entregadas por primera vez)
- Hogares de Ancianos con trabajos voluntariamente en forma remunerada en labores productivas adecuadas a su edad y vocación, asistencia a biblioteca y sala de música, con paseos, charlas y otras actividades de esparcimiento
- Cadena de Hogares de Tránsito
- Barrios en Saavedra y La Matanza), que proporcionaron casa propia a 25.000 familias,
Y otros en el interior del pais.
- Plan Agrario donde operaron en el interior del país los primeros 170 tractores, 125 sembradoras, además de arados y rastras de diverso tipo, cultivadoras, juntadoras de maíz, acoplados y otros automotores que había adquirido para pequeños propietarios y colonos, con Talleres rodantes que permanentemente recorrían los campos dando auxilio mecánico a quien lo necesitara.
- Plan de trabajo rural organizado
- 181 proveedurías para apoyar el programa de abaratamiento de precios que los monopolios comerciales se negaban a acatar. En las proveedurías la gente encontraba a bajo precio los artículos de primera necesidad que por entonces los monopolios sustraían del mercado para provocar su encarecimiento.

miércoles, 9 de junio de 2010

Operación Masacre


Algunas imágenes de nuestra niñez nos quedan grabadas a fuego.
Viví mi infancia en José León Suárez. La avenida principal era la Márquez.

Una mañana mi padre me llevó hasta ella, cruzamos las vías y caminamos un rato largo, hasta llegar a un predio donde se hallaba un monolito. El mismo había sido erigido en homenaje a los luchadores masacrados por la llamada “Fusiladora”.
Yo era muy pequeño y mucho no entendía. Pero, algo me sonaba… porqué los habrían asesinado así? Supongo que mi padre habrá intentando una explicación del episodio a la medida de mi entendimiento. Pero no lo recuerdo. Lo seguro, es que se lleva asociado en la memoria el clima de los recuerdos y este clima es para el caso el de una extraña paz.

Tendrá algo que ver con la llamada “paz de los cementerios”?...


A 54 años del cobarde suceso llevado a cabo por "La fusiladora", reproducimos la carta póstuma de Juan José Valle, escrita tres días después:

CARTA DEL GRAL. VALLE al general aramburu

"Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado.
Debo a mi Patria la declaración fidedigna de los acontecimientos. Declaro que un grupo de marinos y de militares, movidos por ustedes mismos, son los únicos responsables de lo acaecido.
Para liquidar opositores les pareció digno inducirnos al levantamiento y sacrificarnos luego fríamente. Nos faltó astucia o perversidad para adivinar la treta.
Así se explica que nos esperaran en los cuarteles, apuntándonos con las ametralladoras, que avanzaran los tanques de ustedes aun antes de estallar el movimiento, que capitanearan tropas de represión algunos oficiales comprometidos en nuestra revolución. Con fusilarme a mí bastaba. Pero no, han querido ustedes, escarmentar al pueblo, cobrarse la impopularidad confesada por el mismo Rojas, vengarse de los sabotajes, cubrir el fracaso de las investigaciones, desvirtuadas al día siguiente en solicitadas de los diarios y desahogar una vez más su odio al pueblo. De aquí esta inconcebible y monstruosa ola de asesinatos.
Entre mi suerte y la de ustedes me quedo con la mía. Mi esposa y mi hija, a través de sus lágrimas verán en mí un idealista sacrificado por la causa del pueblo. Las mujeres de ustedes, hasta ellas, verán asomárseles por los ojos sus almas de asesinos. Y si les sonríen y los besan será para disimular el terror que les causan. Aunque vivan cien años sus victimas les seguirán a cualquier rincón del mundo donde pretendan esconderse. Vivirán ustedes, sus mujeres y sus hijos, bajo el terror constante de ser asesinados.
Porque ningún derecho, ni natural ni divino, justificará jamás tantas ejecuciones.
La palabra "monstruos" brota incontenida de cada argentino a cada paso que da.
Conservo toda mi serenidad ante la muerte. Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral. Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino esclavizado. Dirán de nuestro movimiento que era totalitario o comunista y que programábamos matanzas en masa. Mienten. Nuestra proclama radial comenzó por exigir respeto a las Instituciones y templos y personas. En las guarniciones tomadas no sacrificamos un solo hombre de ustedes. Y hubiéramos procedido con todo rigor contra quien atentara contra la vida de Rojas, de Bengoa, de quien fuera. Porque no tenemos alma de verdugos. Sólo buscábamos la justicia y la libertad del 95% de los argentinos, amordazados, sin prensa, sin partido político, sin garantías constitucionales, sin derecho obrero, sin nada. No defendemos la causa de ningún hombre ni de ningún partido.
Es asombroso que ustedes, los más beneficiados por el régimen depuesto, y sus más fervorosos aduladores, hagan gala ahora de una crueldad como no hay memoria. Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica, en pugna con la verdadera libertad de la mayoría, y un liberalismo rancio y laico en contra de las tradiciones de nuestro país. Todo el mundo sabe que la crueldad en los castigos la dicta el odio, sólo el odio de clases o el miedo. Como tienen ustedes los días contados, para librarse del propio terror, siembran terror.
Pero inútilmente. Por este método sólo han logrado hacerse aborrecer aquí y en el extranjero. Pero no taparán con mentiras la dramática realidad argentina por más que tengan toda la prensa del país alineada al servicio de ustedes.
Como cristiano me presento ante Dios que murió ajusticiado, perdonando a mis asesinos, y como argentino, derramo mi sangre por la causa del pueblo humilde, por la justicia y la libertad de todos no sólo de minorías privilegiadas.
Espero que el pueblo conocerá un día esta carta y la proclama revolucionaria en las que quedan nuestros ideales en forma intergiversable.
Así nadie podrá ser embaucado por el cúmulo de mentiras contradictorias y ridículas con que el gobierno trata de cohonestar esta ola de matanzas y lavarse las manos sucias es sangre. Ruego a Dios que mi sangre sirva para unir a los argentinos. Viva la patria."

martes, 8 de junio de 2010

Lo dice Galeano, un gran lúcido de los nuestros


"Hay una tradición de desprecio que proviene de la humillación colonial"

Esta frase de Eduardo Galeano se inscribe en ese sitio de fractura que mucho "civilizado" horrorizado con la fuerte movida que se está dando en nuestro Continente, pretende denunciar como provocado por quienes llevan adelante el cambio.
Sin atender además, que somos nosotros, los que apoyamos ese cambio; quienes lo propiciamos y empujamos a su profundización.

Es decir; quienes siempre nos dividieron, denuncian -paradójicamente- a lo que llaman despectivamente "populismo" de "dividir a la sociedad", como suelen decir para impresionar.

"Populista" es la palabra para estigmatizarnos. El fenómeno colectivo es para ellos la expresión una masa amorfa que va donde la llevan los demagogos, con espejitos de colores como señuelo.

Mejor leamos la síntesis de lo que nos decía el escritor uruguayo durante su participación en la charla “Reflexiones sobre el proceso de cambio en Venezuela y su impacto en América Latina, el Caribe y el Mundo”:

El mandatario venezolano es el satán predilecto de Europa. El presidente de Bolivia, Evo Morales, y el de Ecuador, Rafael Correa, también engrosan la lista de demonios preferidos de Estados Unidos y Europa y consideró que es el Gobierno de Italia, presidido por Silvio Berlusconi, y no el de aquellos países, el que constituye un ejemplo de demagogia y populismo.
Los procesos de cambio que se están dando en América Latina son profundos, diversos y hermosos y resultan bastante incomprensibles para el Norte del mundo.

Hay una tradición de desprecio que proviene de la humillación colonial, que obliga a desconocer todo lo que en estas comarcas ocurre.

La riqueza de los países del Norte tiene raíces históricas muy claras, proviene del robo y el saqueo.

El proceso de cambio venezolano es, por otra parte, fecundo, creador e interesantísimo.

Junto con Galeano también participó en la charla el escritor venezolano Luis Britto García, quien se refirió al episodio de la entrega del libro “Las venas abiertas de América Latina”, que Chávez entregó al presidente de los EE.UU., Barack Obama como subversivo y manifestó que la cuestión es cómo estará interpretando el libro el presidente estadounidense.

jueves, 3 de junio de 2010

Tremenda confesión a los 5 minutos 44 segundos del video

Un consejo. Eviten -por su salud mental- ver esto antes y después de lo sugerido, pero no se pierdan semejante confesión de ésta incalificable dirigente a su amado Mariano. Y dando por hecho que su adoración es correspondida!